Se disputó la cuarta fecha de la Federación Metropolitana de Pelota Paleta entre el Club Sportivo Escobar (Sebastián Andreasen – Facundo Andreasen) y Avellaneda (Gonzalo De Durana – José Cangiano). El duelo se presentaba atractivo, ya que la visita venía de ganarle a uno de los candidatos como Pilar, pero no pudieron repetir con los hermanos que se impusieron cómodamente 25 – 13 y así extendieron la racha de victorias.

De arranque, el tanteador reflejó un 0 – 4 en contra de Sportivo, si, leyó bien, los albicelestes comenzaron abajo y jugando en un mal nivel, de hecho estos puntos fueron generados por los propios hermanos que ingresaron dormidos al terreno de juego y así fue como Avellaneda creía que el batacazo podía ser realidad. Pero aunque los Andreasen estaban distraídos, rápidamente igualaron las acciones en 4.

Los errores se seguían sucediendo uno atrás del otro y la visita se permitía pasar al frente 6 – 8, en este tramo hay que destacar la gran defensa de Gonzalo De Durana, que incomodó a Sebastián y no lo dejaba anotar con comodidad. Con este resultado de dos abajo, los Andreasen pidieron tiempo muerto para dialogar entre ellos, intentar despertarse antes de que el juego se les vaya de las manos; porque de los 8 puntos de Avellaneda, 7 fueron errores de los locales.

El nivel seguía siendo bajo, no se despegaban de esa paridad, desconocidos completamente los hermanos que generaban dudas en el público que se acercó al frontón, pero hubo algo que terminó por despertar a los albicelestes, cuando las acciones estaban 10 – 11, la dupla visitante consiguió un gran punto que fue festejado con gritos de “vamos, vamos” y eso encendió a los hermanos. El primero en mostrar su furia fue Sebastián que colocó dos pelotas muy buenas, usó a la perfección las paredes para sumar de a poco y pasar al frente 12 – 11; luego, Facundo se prendió y de un lugar imposible lanzó la cascada San Sebastián (supero los limites del frontón para el lado derecho) este punto fue magnifico porque se elevó bien arriba y bajó con una gran velocidad que le impidió a la visita interponerse en la nueva elevación de la pelota, el juego se colocó 14 – 11 y el público explotó en aplausos para los hermanos que ahora demostraban estar a gusto en el cotejo.

Después, Facundo realiza una ruleta (cuando la pelota pega en las tres paredes, pica en el suelo y va a la reja) y seguía demostrando la magia que tiene y así se alejaban más y más (17 – 12). Avellaneda ya se había dado cuenta que el juego se les escapó de las manos y que era cuestión de tiempo para que la derrota los alcance. Todo fue color albiceleste, ellos tenían los hilos del partido, cada tiro, cada defensa cada punto era producto de que los Andreasen se decidían a hacerlo, Gonzalo De Durana y José Cangiano, corrían para impedirlo, pero no podían y el tanteador reflejaba un 21 – 12.

Físicamente Avellaneda estaba destruido, por ello piden tiempo muerto para recuperar un poco el aire, mientras que los hermanos ya despiertos de esa siesta que parecía interminable, estaban intactos. De este tiempo, Facundo los recibe con otra cascada pero en esta ocasión con la “cascada por palco” (supera los limites del frontón pero por la izquierda) y el público explota y delira con la magia de los hermanos (24 – 13) y el cierre fue por un error que forzó Sebastián y así continúan con la racha de victorias, esta fue por 25 – 13.

La próxima fecha es ante uno de los candidatos a ganar el Torneo Clausura Elite, San Martín de Florida (Rodrigo de la Vega – Luis Cimadamore); con lo cual los hermanos llegan de la mejor manera posible ante un rival que seguramente va a exigir al máximo a los albicelestes.

Luego del encuentro dialogamos con Sebastián Andreasen:

[audio:http://www.radiodeportesescobar.com/wp-content/uploads/2012/08/Sebastian-Andreasen.mp3|titles=Sebastian Andreasen]

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *