Se disputó la sexta fecha del torneo Apertura de la Federación Metropolitana de Pelota Paleta en la que la dupla de Sportivo Escobar integrada por Facundo y Sebastián Andreasen, logró una contundente victoria 25 – 11 frente a Club Social y Deportivo Alumni (Quilmes) compuesta por Ángel Valles y Lucas Hellin.
Antes que comience el partido era de esperar la victoria de los locales, ya que se enfrentaban el puntero y el último, el invicto frente al abatido. El tema era por cuanto ganarían, porque la diferencia de juego era muy notoria y el talento de los locales ya es conocido.
Los hermanos Andreasen, además de tener un potencial impresionante, mostraron tener una excelente actitud deportiva ya que jugaron a media máquina para no aplastar a sus rivales que aun no han ganado ningún partido.
El encuentro comenzó con un juego tranquilo, donde se estudiaban ambas parejas, de hecho el punto inicial fue uno de los más largos, lo ganó Sportivo Escobar tras un error de la visita.
Facundo tuvo un partido muy bueno, ya que cubría a Sebastián y llegaba a todas las pelotas, desmoralizando a ambos jugadores de Alumni. Además, los hermanos Andreasen se ocuparon de cansar a Hellin, el que jugaba en el fondo, y esa táctica funcionó para el final del partido, ya que estaba agotado y le costaba llegar a las pelotas.
Cuando estaban 5 – 0, Alumni no podía hacer nada, ni siquiera incomodar a los hermanos, de hecho, el primer punto que sumó la visita fue por un error de Sebastián. A esta altura, los jugadores de Sportivo regulaban en partido. Ángel Valles cedió muchos puntos, erraba pelotas a muy pocos metros del frontón, lo que le permitió a los locales colocarse 7 – 1 sin siquiera transpirar.
Luego Sebastián marcó un punto excelente tras pegarle cruzado a la pelota y la hizo bajar rápidamente, Hellin intentó llegar pero el cansancio, tanto físico como mental, no le permitió salvar el tanto. Después de esta jugada, en la venidera cometió otro error y colocó el tanteador 14 – 4.
A esta altura del partido, los de Club Social y Deportivo Alumni, estaban desmoralizados, sabían que lograr una victoria era imposible, ver a los Andreasen correr, llegar a todas, impactar la pelota con tranquilidad y seguridad, hacía que la visita se sienta impotente.
Luego, Facundo mostró su magia y le pegó con efecto a la pelota que ni bien impactó contra el frontón, bajo rápidamente y no pudo llegar Ángel Valles. El partido estaba liquidado, a esta altura iban 23 a 8.
Con amor propio, la visita aprovechó los errores de los locales y pudo remontar 3 puntos, colocando el tanteador 24 – 11. Acto seguido, la visita le pega mal a la pelota y le permitió conseguir la sexta victoria consecutiva. El partido duro tan solo 36 minutos y asistió un gran número de espectadores.
La próxima fecha, los hermanos Andreasen jugaran en condición de visitante frente a Centro Navarro, dupla integrada por D. Girves – L. Font.

Los Andreasen son uno de los punteros

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *