Se disputó la décima fecha del Torneo Apertura de la Federación Metropolitana de Pelota Paleta, donde se enfrentaban múltiples campeones del mundo y, nuevamente el partido de Escobar, presenció un duelo de alto nivel. En este caso se enfrentaron Sportivo Escobar (Sebastián y Facundo Andreasen, ambos campeones del mundo) contra San Martín de Florida (Rodrigo de la Vega y Luis Cimadamore, quien es ocho veces campeón del mundo en pelota paleta).
Este era un duelo entre los mejores, no había lugar para la confusión, cualquier falla hacia perder. Se enfrentaban (además de ser campeones del mundo), los únicos dos invictos del torneo. Era un partido por la supremacía de uno. Dos no cabían en la punta.
El cotejo comenzó 20.45, ya que era sabido de ante mano que iba a durar bastante por la paridad de los jugadores, de hecho, el partido duro 1 hora 30 minutos.
Desde el primer punto se observó lo parejo que sería, tardaron 5 minutos para alcanzar el 1 – 0, tras una serie de buenos golpes, defensas, alguien tenía que fallar y fue Rodrigo de la Vega, quien erró un tiro y le dio la ventaja a Sportivo. El publico, que acudió en masa (aproximadamente 200 personas), explotó en aplausos, trompetas y bombos a alentar a los hermanos Andreasen. Para el segundo punto, nuevamente Facundo corrió todas las pelotas, llegando y colocando buenos disparos que hacen que tras una serie de golpes se lleven el segundo punto y se coloquen adelante por 2 – 0.
En 10 minutos de partido, tras un error de Luis Cimadamore, los locales se adelantan aun más en el tanteador haciendo explotar en aplausos y aliento a los espectadores. El cotejo era muy reñido, parejo e intenso, donde las diferencias eran mínimas.
El encuentro parecía que lo ganaría aquel que cometa menos errores, porque era la única forma de que se adelanten en el tanteador estos titanes del frontón, ya que llegaban a todas, tanto los locales como los visitantes. Dos errores de los Andreasen y otros por parte de la visita y el partido se colocaba 6 – 3. Los jugadores se daban constantemente indicaciones, ya que cada tiro era clave y fundamental para el desarrollo del encuentro. Poco a poco, la visita comenzó a demostrar que también querían ser los únicos invictos y se colocaron 7 – 6, a un paso de empatarlos. Pero esto no inmutó a los hermanos, que seguían igual de concentrados y firmes.
En 30 minutos estaban empatados en 8 (un partido promedio dura 45 minutos y es a 25), era palo y palo, Rodrigo de la Vega pegaba con alma y vida a todas las pelotas y Facundo respondía y las devolvía, Cimadamore intentaba complicarlo a Sebastián, quién también contestaba. Aquí hubo un punto increíble de Sebastián, quien sacó la pelota del frontón y decretó un 9 – 9. Ambas parejas sabían que el que ganase iba a tener muchas chances de adjudicarse el torneo, pese a que aun faltan varias fechas.
Luego Facundo anota un punto tras poner una buena pelota contra el frontón y se adelantan 10 – 9, haciendo delirar al público.
El cotejo siguió avanzando, en 1 hora de partido y tras dos errores de la visita se adelantó Sportivo Escobar 14 – 11. Cuando estaban 15 – 15, hay un cobro arbitral que Cimadamore no compartió con el arbitró y eso hizo que se disperse en el partido y los Andreasen saquen el mayor provecho de la situación adelantándose 19 – 15.
Tras un error de los visitantes y un punto de saque de Sebastián se colocan 23 – 19. El último punto duró 8 minutos, los locales que querían ganar y la visita, aguerrida, aun creía en sus posibilidades de llevarse el triunfo, pero Rodrigo de la Vega, falló el tiro y le dio la punta del torneo y la victoria por 25 – 19.
De esta forma, la única pareja invicta del torneo es la de Sportivo Escobar, quienes son serios candidatos a adjudicarse el titulo.

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *