ÚLTIMO MOMENTO

Gabriel Marcato: “Se volvió a tener una identidad”

Gabriel Marcato: “Se volvió a tener una identidad”
10 May
11:20

 

 

Con la final del Provincial en el pasado y la cabeza puesta en el presente que lo tiene a Sportivo retornando en la Asociación de Básquet Zarate-Campana, el entrenador albiceleste charló en un extenso mano a mano con Radiodeportes Escobar. La temporada pasada, el polémico desenlace contra Atlético Pilar y el futuro del equipo, entre otras cosas, en esta charla con el estratega del club de la calle Colón.

-¿Este equipo de Sportivo va a quedar en la historia?

-Ojalá que sea así. Por ahí hoy no se ve claro todo lo bueno que el equipo hizo en la temporada por el sabor amargo que quedó en la final, pero hoy justamente me llamó un colega y me dijo que me quede tranquilo porque habíamos sido uno de los equipos que mejor había jugado al básquet en toda la temporada.

-Además tuvieron unos números fantásticos

-Sí, si pasábamos a la final íbamos a ser el equipo campeón con mayor cantidad de victorias en la historia de los Provinciales. Invictos de local, ganamos mucho afuera, pero no se logró. Estuvimos a tres segundos de lograrlo en un cierre que ni siquiera da para la duda, porque no hubo falta en la última jugada.

-¿Viste la jugada? ¿No hubo falta?

Lo vi muchísimas veces, buscando alguna explicación de cual podría haber sido la confusión de Ramallo y realmente no la encuentro. Lo que veo es que la prioridad de agarrar la pelota era de Lynn y Nico Medina tenía la línea de pase tomada, estaban todos así y nosotros en ese momento optamos por poner la formación más alta del equipo, con Ariel Scheffer tomando al sacador y quitando visión para que puedan tirar la pelota cerca del aro. Yo creo que si no venía la falta recuperábamos la pelota por 5 segundos, no podían ingresarla. Esa falta inexistente, a tres segundos del final en un partido que define un torneo te deja un sentimiento de impotencia, bronca e injusticia. Tal es así la situación que el jugador que recibe el foul, Leandro Hasenauer, se acercó a nuestro vestuario y nos dijo que no fue falta.

-Igualmente hay muchas cosas para resaltar del equipo en la temporada, ¿no?

Más allá de eso, hay un montón de cosas destacables en el camino. Como que se volvió a tener una identidad, mucha gente de antes y nueva se acercó al club y hubo muchísimo apoyo al equipo, que jugaba lindo y a la gente le gustaba. Si bien cuando uno arranca un torneo tiene la ilusión de llegar a la final, el equipo se armó a un mes de que comience el torneo. Nosotros no íbamos a jugarlo porque se iba a priorizar la obra del gimnasio, pero por una cuestión histórica, hace 20 años que venimos compitiendo, se decidió participar y el equipo rindió por arriba de lo esperado.

¿Qué tenés para decir del rendimiento del equipo a lo largo del torneo?

Se jugó bien, se armó un grupo de personas en el cual el equipo siempre estuvo por encima de las individualidades, lo cual no es algo fácil. Fue una mezcla de madurez con frescura, se halló una química que hizo que las cosas sean mejor en el día a día, en los entrenamientos y el equipo estuvo desde la primera fecha hasta faltando tres segundos del último partido arriba en la tabla de posiciones. Eso no es fácil de conseguir y es muy valorable. Se lo ganó honestamente siendo un grupo de jugadores que se propusieron llegar lejos, tener ilusiones y los últimos tres segundos no pueden empañar esto.

-¿Cuándo notaste que el equipo podía llegar lejos?

-Hubo momentos importantes, uno puede ser el partido contra Regatas en San Nicolás, donde el equipo jugó con mucha personalidad ante un marco difícil; también allá contra Del Acuerdo, ganándole a un rival sumamente poderoso para la categoría, de experiencia y armado para ascender. Los jugadores daban muestras de madurez, de que eran ganadores, que no les pesaba jugar en canchas difíciles y además demostraban personalidad y oficio. Ahí comenzamos a alimentar la ilusión, además que los números ayudaban y se sumaron muchos triunfos seguidos.

-¿Por qué no se pudo encontrar el nivel de juego de todo el campeonato en los últimos tres partidos frente a Atlético?

-La serie nos costó jugarla, no pudimos llevar el partido hacia donde queríamos. Algunos chicos sintieron la serie, bajamos mucho los porcentajes que veníamos llevando, Pilar tenía un plantel más largo y nos costó cuando jugó con el equipo más bajo y a la vez más rápido, algo que nos generó dificultades en defensa. La apuesta era sacar ventajas en ataque con peso y en el poste, pero no pudimos hacerlo bien, no fuimos fluidos en el juego y no pudimos ser consistentes en una serie tan cerrada, encima que ellos estaban confiados. Nosotros el sábado queríamos jugar mejor; por momentos lo logramos y en otros momentos no y entonces se llegó a este final.

-¿Qué le dijiste a tus jugadores después del partido?

-Después de no entender cómo se había escapado el torneo fui al vestuario, estaban todos llorando sin consuelo y les agradecí por el esfuerzo y por todo lo que pasó en la temporada. Ahora a esperar, que seguro vamos a tener revancha.

-Más allá del equipo, la columna vertebral la conformaron Rubén Runke, Nico Medina y Rodrigo Rítoli, ¿pensás igual?

-Yo les dije, no son solo buenos jugadores, sino que son ganadores. Eso es pedir la pelota y contagiar al equipo en los momentos difíciles, no dar nada por perdido y cuando las cosas no salen, tratar de revertirlas. Son líderes positivos y no me queda más que agradecerle. Ojalá se pueda contar con ellos un tiempo más, porque son buenas personas más que buenos jugadores.

-¿Cómo se cambia el chip ahora para arrancar de nuevo?

-No es fácil, más cuando ya son varios años de terminar un torneo e instantáneamente comenzar el otro. Hay que creer en un nuevo desafío, una nueva oportunidad y los primeros días pensé en tomarme un tiempo, porque ya me sentía agotado, pero la verdad es que es de cobarde rendirse. No hay que olvidarlo, incluso se lo decía a Victorio Dente porque quizás es quien quedó señalado por algo injusto: que no lo marque ser el causante de una falta que no existió y le sirva para aprender más cosas en defensa y en su juego. Hay que tomar esto como una nueva oportunidad y estar agradecido porque el segundo puesto es estar entre los mejores y una pelota más o menos significaba el 1 o el 2.

-Siempre está el rumor de la participación en el Federal, ¿Sportivo se plantea jugarlo?

-Sí, hay que ser cautos, porque el escalón del Provincial al Federal es grande, principalmente en el aspecto económico. Ya los equipos son prácticamente profesionales y entonces hay que ver si el club puede o no puede y va a ser muy importante el tema de la cancha, si se resuelve, porque si no jugarlo va a ser imposible. Si está la idea de la dirigencia, de sumar experiencia, de armar un equipo para mantenerse y, de hecho, la mayoría del grupo va a seguir ahora en el torneo local y todo este entusiasmo vamos a tratar de mantenerlo para ver si hay que clasificar al Provincial o usarlo de preparación para el Federal. Todo puede ocurrir y mientras tanto nosotros nos prepararemos en el día a día lo mejor que podamos.

-¿Mantenés la base entonces? ¿Hay alguna incorporación?

-Cristian Arias, que vino al club solo por cuatro meses, ya no va a estar más con nosotros; Ariel Scheffer tampoco seguirá con nosotros por una decisión conjunta, al menos por este torneo. También, vuelve al club Mauro Corvalán, un chico que jugó el Provincial con nosotros hace algunos años y tiene solo 21 años. También hay un chico de Zárate que podría sumarse en las próximas semanas. La idea es darle vitalidad y frescura al equipo y creo que podremos estar entre los mejores del campeonato, que no va a ser algo fácil, porque Atlético Pilar mantiene su equipo, Ciudad de Campana lo mejoró, Derqui se armó. Va a ser un torneo interesante, lindo para jugarlo y un nuevo desafío.

Compartí la emoción

Notas relacionadas

« »

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *