ÚLTIMO MOMENTO

Gabriela Esteban: “Hay buenas perspectivas para 2017”

Gabriela Esteban: “Hay buenas perspectivas para 2017”
18 Ene
11:34

Antes del cierre del 2016, la entrenadora de handball de las divisiones inferiores del Polideportivo Luis Monti pasó por los estudios de RDE para analizar lo que fue la última temporada, en la que la tira debutó en una nueva categoría en FEMEBAL.

-¿Cómo se cierra este 2016 en una nueva divisional?

-Este año ascendimos y, además, tanto en Cadetes como en Juveniles es el primer año de los chicos en la categoría. Fue un cimbronazo grande adaptarse a eso, pero es positivo porque cuando vos jugás el Apertura, tenés la posibilidad de descender otra vez y jugar la permanencia y no lo tuvimos que hacer. Estuvimos bien en el promedio general, Infantiles y Menores van a tener podio en el Apertura y el Clausura y los Juveniles y Juniors estuvieron ahí, arañándolo; a los Cadetes les costó más porque cambiar de un sistema de juego de una categoría a otra es muy diferente, sobre todo en las defensas. Terminaron el último partido ganándole al campeón, así que hay buenas perspectivas para el año que viene.

-¿Qué es lo más difícil de manejar con el grupo?

-Ellos venían de salir campeones en todas las categorías en la D o, sino, segundos. Subimos y nos agarran equipos que vienen de la B y te matan a goles. Sobreponerse a eso fue lo que más costó, a no estar ganando siempre. Se trabaja haciendo entender que el deporte lleva tiempo, que no es todo ya y que el entrenamiento es importante. Yo siempre les digo: “Cuanto más entreno, más suerte tengo”. Hay que comprometerse, comprometer a la familia. Yo quiero agradecerles a los padres de los chicos, porque desde que empecé acá siempre tuve apoyo constante. Este año tuvimos algunos problemas con los micros y ellos estuvieron ahí para apoyarnos. Se trabaja en conjunto.

-¿Cómo se trabaja con un grupo de varones en edad adolescente?

-Yo siempre tuve buen feeling con varones. Cuando entre a Escobar empecé con las mujeres, con el equipo de Mayores. Cuando Miguel (Oporto) me lo propone, tenía ocho chicos para dos categorías. Trato de hablar con ellos, ser un poco mamá y cuando haya que poner los puntos, los pongo. Trabajo mucho con el WhatsApp con ellos. Por ejemplo, si tenemos un partido difícil, la noche anterior ya los empiezo a molestar para que se vayan a dormir. Estoy muy en contacto con ellos. El adolescente ahora está bombardeado por todos lados y hay que hacer una consciencia de que tienen que estar bien para jugar: si vos te esforzás toda la semana en los entrenamientos, transpirás la camiseta y el fin de semana te vas a bailar y caes mal al partido, ¿para qué entrenás?

-¿Y también cómo manejar las distracciones propias de esa edad, no?

-Cuando entrenamos, por ejemplo, los celulares quedan afuera; cuando hablo, se callan. Así de simple. Después trato de charlar individualmente con cada uno, a veces me pasa con mi hija incluso, que con la vorágine del trabajo un docente sabe algo más de ella que yo. A veces por ahí los veo con mala cara y les pregunto, los he citado o los he ido a buscar para ir a comer algo y ver qué le pasa. Uno trata de trabajar desde todos lados. Como dice Julio Velazco (entrenador de la selección masculina de vóley): “A cada jugador hay que tocarle la tecla que mejor funcione”.

Compartí la emoción

Notas relacionadas

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *