ÚLTIMO MOMENTO

Noche histórica para el básquet de Escobar

Ambos planteles posan para la foto

Fue una verdadera fiesta del basquetbol lo que se vivió en el gimnasio Oscar Roque Larghi: rememorando grandes enfrentamientos entre dos grandes del Partido de Escobar, Sportivo e Independiente volvieron a disputar un clásico tras más de 45 años sin verse las caras. Esta vez, el motivo fue la Copa Radiodeportes Escobar, organizada por este programa deportivo, que al cumplirse un año de la inauguración de su página web, puso en juego dicho trofeo. Además, en este mes Sportivo cumple 88 años de vida, mientras que CAIDE cumple 104: los hechos para celebrar abundaron. El resultado, anecdótico por cierto, fue a favor de Sportivo por 88 a 58, pero lo más importante de la noche se vivió en las tribunas que estuvieron colmadas, de un lado por los colores celeste y blanco, y en frente, por el verde y negro. Muchísimo colorido para una noche inolvidable.

La jornada dio comienzo a medida que caía la tarde con las presentaciones de las categorías Pre-Mini y Mini, para que los más chicos tengan la oportunidad de exhibir lo que vienen aprendiendo día a día en el básquet. Cerca de las 20.30, con las gradas ya casi completas y un clima de expectativa por ver un buen juego, se presentaron –jugador por jugador- los planteles de Primera de Sportivo y de Independiente. Tanto los dirigidos por Gabriel Marcato como los dirigidos por José María Urriza estaban preparados para comenzar a hacer latir los cientos de corazones que se acercaron al gimnasio de la calle Colón. Sin embargo, antes del partido, el club Sportivo Escobar, anfitrión del evento, obsequio con dos placas a Favio Fontana, responsable y conductor de Radiodeportes Escobar desde sus inicios. Esta mención, bien merecida por cierto, le daba a la noche un condimento más, otro toque de magia para que sea inolvidable.

La hinchada de Sportivo

La gente de CAIDE también se acercó en buen número

Con unos 400 espectadores, el primer cuarto dio inicio a todo trapo: Independiente arrancó hecho una tromba y logró ponerse al frente gracias a un par de contraataques bien comandados por los hermanos Urbano. Tanto Tomás como Manuel le imprimían velocidad a las contras y a las penetraciones, bien acompañados por un certero Gastón Cornejo. Sorprendía de entrada el conjunto verdinegro, sin embargo Sportivo, que es un equipo con más experiencia, fue paciente para esperar su momento. Por ejemplo, a la hora de buscar los huecos para hacer daño en ataque no se desesperó, sino que fue inteligente para generarle espacios a Ezequiel y Mariano Ramos Chávez, los jugadores más importantes que tiene Sportivo a la hora de contabilizar el goleo. Pero además, a ellos dos se le sumó un inicio de partido muy bueno de Rodrigo Insaurralde, que convirtió un hermoso triple y tres dobles, todo en ese primer cuarto. Lamentablemente, “Toti” tuvo que dejar la cancha rápidamente por una molestia muscular. Marcato decidió preservarlo para el viernes, cuando Sportivo deba jugar ante Defensores Unidos por la Asociación  Zárate Campana, por lo que el joven jugador no pudo volver a jugar el clásico. Por el lado de CAIDE, el esfuerzo por mantenerse en el partido era admirable, porque si bien Sportivo ya dominaba el resultado, el equipo de Urriza estaba dispuesto a luchar con orgullo cada pelota. La entrega de los visitantes fue siempre digna de mención, y fue lo que permitió que en ese primer cuarto la diferencia no fuera tanta: 27 a 19 a favor de Sportivo. Un goleo considerable, si bien se tiene en cuenta que en un partido amistoso puede haber un poco menos de presión a la hora de tirar al aro.

En el segundo parcial la diferencia aumentaría, pero no mucho. Sportivo se hacía fuerte al aprovechar la altura de Corvalán y sobre todo de Scheffer, quienes les sacaban varios centímetros a los jugadores más altos de CAIDE. De todas maneras, el joven Diego Martinez se dio el lujo en un par de jugadas de poder ganarle el duelo al rubio pivote de Sportivo, lo que demostraba que la inferioridad en el juego que sufría Independiente, era bien paliada con la actitud. Sin embargo, a CAIDE le seguía siendo difícil contrarrestar la ofensiva de los Ramos Chávez, quienes comenzaron a ser complementados por la potencia de Corvalán a la hora de convertir. El ingreso de Alejandro Leguizamón en el verdinegro le dio un poco de aire al ataque de su equipo, que seguía teniendo como goleador a Cornejo. De todas maneras, no fue suficiente para acercarse al local, que se fue al entretiempo ganando 49 a 35.

En las tribunas, la fiesta continuaba: Sportivo acompañado por mucha gente grande y también por los chicos de las Formativas. Dos nuevas banderas adornaron el perímetro del campo de juego, además de la clásica en la que se lee “Latiendo a tu ritmo”; CAIDE, con muchos jóvenes, no sólo de las Formativas de básquet sino también de otros deportes, que se hicieron escuchar en varios pasajes de la noche acompañados por bombos y una gran bandera que, tras estar un buen tiempo colgada, terminó siendo una especie de telón con el cual los hinchas armaron una linda fiesta.

El tercer cuarto comenzó a pasarle factura al ritmo que venía teniendo el juego de Independiente, que en el afán de mantenerse en el resultado, realizó un evidente desgaste que fue bien capitalizado por Sportivo. Ezequiel Ramos Chávez aprovechaba para penetrar una y otra vez, con espacios para tirar, A la postre, terminaría siendo el goleador del encuentro con 20 puntos, dos más que Corvalán y tres más que su hermano Mariano. Como casi siempre ocurre, entre estos tres jugadores estuvo la clave ofensiva del albiceleste. CAIDE seguía siendo puro corazón, con el empuje de siempre de Tomás Urbano y Cornejo. El tablero indicaba un 69 a 45 que casi sentenciaba el partido al término del parcial.

En el último cuarto ya no se jugaba por ver quien ganaba, y por ese motivo ambos técnicos aprovecharon a darles minutos a varios juveniles, quienes también pudieron ser parte de la fiesta. Una fiesta que no se olvidará fácilmente por varios motivos. Entre ellos, el hecho que se haya vuelto a disputar un clásico después de 45 años. Que haya sido con Independiente en pleno crecimiento deportivo (este año comenzó a disputar en la Asociación  Zárate Campana), y también por el hecho de haber visto el Gimnasio Oscar Roque Larghi tan lleno de gente como hacía varios años no ocurría. La gente de Escobar merecía una fiesta del básquetbol, por eso acudió en masa a presenciar un partido en el que lo que menos importaba era el resultado numérico. Hay resultados y conclusiones que son mucho más importantes, como por ejemplo, que el básquet escobarense está más vivo que nunca. Por eso, cuando el equipo de Radiodeportes le entregó la copa a Gabriel Marcato y a Ezequiel Ramos Chávez (capitán de Sportivo), el aplauso no fue sólo de la parcialidad local, sino que los visitantes acompañaron los aplausos que coronaron una noche inolvidable.

Radiodeportes hace entrega de la copa a Ramos Chavez

Sportivo Escobar (88): Matías Basso (4); Mariano Ramos Chávez (17), Ariel Sheffer (10), Ezequiel Ramos Chávez (20), Marcelo Policastro (5), Alejandro Gallardo, Rodrigo Insaurralde (9), Facundo Giannone (5), Gianluca Cami-Herraguy, Federico Mazzonelli, Mauro Corvalan (18). DT: Gabriel Marcato.

Independiente (58): Gastón Cornejo (14), Leandro Maurente (6), Alejandro Leguizamón (11), Federico Parra (6), Nicolás Klaremberg, Tomás Urbano (8), Javier Morasic (4), Diego Martínez (3), Manuel Urbano (6), Alejandro Schiro, Mariano Delagiustina, Esteban Valerga. DT: José María Urriza

Árbitros  Luis Ranzini  – Joaquín Albertinsky

Parciales: 27 – 19 / 49 – 35 / 69 – 45 / 88 – 58.

 

Compartí la emoción

Notas relacionadas

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *