Rodrigo Rítoli: “Perder en la final fue un golpe muy duro”
14 Jul
8:02

A meses de distancia, todavía dura el sinsabor en Sportivo. La derrota ante Atlético Pilar en la definición de un Provincial que estuvo mucho más cerca de lo imaginado todavía retumba en las paredes del Oscar Roque Larghi y una de las palabras autorizadas para analizar lo sucedido es la de Rodrigo Rítoli. El capitán albiceleste, quien actualmente se encuentra lesionado, pasó por el aire de Radiodeportes Escobar y, entre otras cosas, dio su punto de vista sobre lo sucedido en los últimos dos partidos de ese torneo: “Ellos cambiaron algo, nosotros no pudimos encontrarle la vuelta y se nos hizo difícil”, afirmó.

-Hace un tiempo que estás fuera de las canchas, ¿cuál es la lesión concretamente?

-Tengo una luxación en el dedo anular derecho y hay una pequeña fractura, una fisura en la falange. Más que nada es eso y ya hace 10 días empecé la rehabilitación. Me va a llevar un tiempo, pero voy a tratar de estar de vuelta lo más antes posible.

-¿Y cómo viene el trabajo para el regreso?

-Hoy empecé con kinesiología como para ir ganando tiempo y dándole movilidad al dedo de a poco, con  masajes y magneto como para ya ir empezando. Me duele un montón cuando me lo tocan, pero si no hago nada va a costar más tiempo. Por lo menos voy a estar un mes más, porque los dedos encima son la parte más dolorosa.

-¿La lesión fue causada por un golpe con la pelota?

-Sí, estaba la pelota sin dominio, la peleé con otro chico de Ciudad de Campana, los dos metimos la mano, trabamos y justo sentí el dolor. Ahora ya está.

-Ahora que no te toca jugar, ¿a quién ves cómo tu reemplazante natural en el equipo? ¿Creés que se va a notar tu ausencia?

-Acá no es que haya un reemplazante natural. Quizá van a tener más minutos Juan Barga o Cristian Devoto, que es una ficha muy importante de la zona y hay que aprovecharlo. No creo que se note mi ausencia, porque con ellos dos más el Toro y Dente, que tienen que meterse un poquito más, vamos a estar bien.

-¿Qué reflexión te mereció la derrota en la final del Provincial ante Atlético Pilar?

-La verdad que fue un golpe muy duro. Yo esperaba que con el torneo que veníamos haciendo, sumando triunfos con buen juego y autoridad, y ganando el partido de ida en Pilar, no pase lo que nos pasó. Después, en los dos partidos que perdimos de local ellos cambiaron algo que nosotros no pudimos encontrarle la vuelta y se nos hizo difícil. Encima el sábado ellos venían con el envión anímico de habernos ganado el viernes y se hizo más difícil aún. También, a lo último hay una jugada medio rara con una ayudita del árbitro con algo que no podía cobrar nunca y perdimos. Es doloroso, yo todavía no lo puedo creer y me cuesta digerirlo aún, aunque con el tiempo creo que va a pasar. Fijate que ya estamos con el torneo y seguimos invictos, pero todavía hablamos de esa final.

-Desde tu lugar de experiencia en el plantel, ¿cómo se trata a los más chicos después de aquella sorpresiva derrota?

-Hay que decirle que siempre hay revancha, más para ellos que son más jóvenes. A Rubén (Runke) y a mí nos queda poco y son oportunidades que se dejan pasar y se lamentan porque uno no sabe si se van a volver a dar. Los más chicos tienen que seguir, darle para adelante, dar vuelta la página y entrenar más fuerte para aprovechar las oportunidades que les está dando el club este y tratar de ganar el próximo torneo.

-¿Tuviste en tu carrera alguna experiencia similar que te haya dejado con ese sabor amargo?

-No, he perdido algunas semifinales. Recuerdo hace más o menos 10 años que llegué hasta ahí jugando para Arenal de Maschwitz en un Provincial y no me pasó nada; se perdió y listo. Acá por como veníamos, que habíamos ganado casi todos los partidos y hasta hubiera sido un récord si no perdíamos en Pergamino sobre el final, fue duro. Solo tres derrotas tuvimos en el campeonato y llegar jugando bien y gustando y quedarte en la final fue terrible.

-Fuiste uno de los jugadores más destacados del equipo promediando casi 20 puntos por partido, ¿cómo ves eso desde tu óptica?

-La verdad que no tenía el dato (risas). Estuve parejo y tomé bastantes tiros durante los partidos, si bien jugamos en equipo y cada uno tenía lo suyo, he tenido muchos tiros de tres puntos. Igualmente, la idea era ganar y que los goles los haga cualquiera. Por ahí estuve más débil en la parte defensiva porque uno ya tiene una cierta edad y le cuesta, pero en ataque tuve un torneo bastante bueno.

-Para vos, ¿cuáles fueron las virtudes que tuvo este plantel que fue de menor a mayor y llegó a la final del Provincial?

-Al principio fueron Gaby Marcato y Martín (Carretero) los que transmitieron una idea de juego clara; después tuvimos variantes, hubo juego interior, algo que nos faltó en los dos años anteriores que estuve y que en este último campeonato pudimos lograr con Juani Baquero, Runke y Scheffer entrando desde el banco. También hubo variantes en el perímetro con Juan Barga y contamos con Victorio Dente, que tuvo una primera fase espectacular y después se cayó un poquito, pero hasta enero o febrero la rompió. También destaco a Nico Medina, que cuando jugaba bien nos lucía a todos, o Mauricio Maurente, que entraba y tampoco desentonaba. Fuimos un equipo completo, esa fue la virtud.

-¿Cuántos años llevás jugando al básquet ya?

-Desde los 6 años juego y estoy por cumplir 38, bastante (risas). Es un deporte que me dejó de todo un poco y que me formó como ser humano. Yo tuve un entrenador mucho tiempo en Náutico Zárate que se llamaba Augusto Pastore que me agarró en casi toda la adolescencia y me marcó para toda la vida. Cuando yo tuve que optar por jugar al básquet o estudiar, elegí la segunda opción y al juego lo dejé en un aspecto semiprofesional o amateur y terminé de estudiar, trabajando. Aunque no jugué tan profesionalmente, el básquet me ayudó mucho en mi vida y en lo que soy: trato de ser buena persona, andar por la vida tranquilo y tratar de transmitirle esto a los chicos. Cuando yo veo a alguien con muchas condiciones, como Barga, Baquero o Dente, por ejemplo, le digo que aproveche y que se ponga a entrenar porque en Argentina se puede vivir del básquet; a la inversa, cuando veo a uno que está ahí nomás, le digo que estudie y después, si el básquet va, que lo ayude ganándose unos manguitos por lo menos, pero que consigan un título, porque la vida del deportista se acaba rápido y después hay que seguir adelante.

-Vos ya has jugado en otros equipos, ¿sentiste en algún otro lado el cariño que te brinda la gente acá?

-No, acá es distinto porque se vive más el básquet. Cuando yo jugaba en Náutico era todo muy amateur y, salvo los familiares, no había nadie que lo siga. En Independiente quizá había un poco más, pero tampoco. Acá hay hinchas, se vive distinto, el periodismo está atrás, los dirigentes también y es otra cosa. Me hubiese gustado venir antes a jugar acá y eso que tuve oportunidades, pero por trabajo o estudio no pude.

 

 

Los números del capitán albiceleste en el Provincial

       El número 11 encestando uno de sus libres.
El número 11 de Sportivo encestando uno de sus libres en la final. Lamentablemente, no pudo ser.
  • 25 partidos jugados;
  • 493 puntos convertidos;
  • 19.7 puntos por partido de promedio en todo el campeonato;
  • 20 puntos por partido en la fase regular (13 partidos);
  • 18.6 puntos por partido en la segunda fase (5 partidos);
  • 20 puntos de promedio en la fase final (7 partidos);
  • Partido de local con mayor goleo:  Regatas de San Nicolás, 1ª fecha de la fase regular (37 unidades);
  • Partido de visitante con mayor goleo: Los Indios de Junín, 6ª fecha de la fase regular (26 unidades).
 

 

Compartí la emoción

« »
1 Comments

    LUIS DE MASCHWITZ

    20/07/2015 at 8:02 pm

    Muy linda nota Ezequiel.Rodrigo Ritoli un tipazo el gran CAPITAN dentro y fuera del parquet,muy querido y respetado entro en el corazon de toda la familia Sportivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *