08 Sep
8:04

Diego Ballerini: “Cumplí el sueño de mi vida”

Diego Ballerini, nuevo fichaje del ASD Camerano, en una entrevista exclusiva para Radiodeportes Escobar, habla sobre su nuevo presente como jugador de handball en Italia. Sus inicios en Escobar, la diferencia entre países en cuanto al deporte y sus objetivos de cara al futuro en el viejo continente.

¿En cuál club estás jugando y como se dio esta nueva experiencia en Italia?

Esta temporada 2022/2023 firme contrato con ASD Camerano, un equipo de la región de Marche y que está cerca de la ciudad de Ancona. Es un club que arrancó desde abajo y no tiene tantos años de historia como el equipo para el que jugué la temporada pasada que es Benevento, el cual tiene ya unos diez años en su haber en competiciones de Liga. Se llegó a esta nueva aventura debido a que en el 2021 con la buena temporada que tuve en Benevento, Camerano decidió ficharme junto a otros dos compañeros, algo que es no es usual en el handball europeo.

Comenzaste tu carrera en Escobar en el equipo de la ciudad, ¿Cómo fueron estos últimos años luego de tu último paso por el club?

Comencé mis primeros años en Escobar, ya un poco “grande” con 13 años, cosa que no suele pasar en varios deportes donde se comienza a una edad más joven para incorporar mejor los conocimientos. Ante las diversas dificultades que se presentaban en Escobar, al ser un deporte nuevo y no tan de moda, comencé a barajar otras opciones. Si bien entre el 2009 y 2010 hubo mayor interés ya que el equipo de primera dirigido por Walter Arzola logró llegar a la primera división, en los años siguientes hubo varios baches y falta de apoyo para con la actividad.  Tuve un paso por River Plate donde pude conseguir mucha experiencia y categoría, y donde comenzó mi sueño de ir a Europa. Por trabajo volví en el 2015 a Escobar a jugar con mis antiguos amigos desde el 2009, con Mauro Mingorance como DT. En el medio surge la primera oportunidad de venir a Italia. Lo charle bastante y me anime, a fines de 2016. Por cuestiones de burocracia italiana y tiempos, se frustro todo. Entre 2017 y 2020 seguí jugando en clubes de la zona como Pilar y Campana, pero siempre con el sueño de jugar en Europa, cosa que pude cumplir en octubre del año pasado, luego de conseguir los papeles de ciudadanía que necesitaba.

¿Lo tomas como una revancha?

Más que una revancha era cumplir un sueño. Gracias a un pilar importantísimo en mi vida, mi esposa, tomé la decisión de hacerlo y poder lograrlo. Todo lo que venga de ahora en más es un plus y lo disfruto. No soy conformista, y si ya llegué hasta acá y siguen viniendo cosas, lo tomo. En Argentina, a pesar de todo el crecimiento que hubo del deporte, el handball no te da de comer. Eso es algo que marca una diferencia fundamental con lo que estoy viviendo acá.

¿Eso es algo que le falta al handball argentino para terminar de despegar de una vez por todas?

Si, y creo que hay posibilidades. Para mí hay una mala gestión de los recursos, ya que, si podemos tener presencia en los medios de comunicación y mucha cantidad de jugadores, debe haber mayor inversión de sponsors y estatal. El handball a nivel mundial es muy conocido y profesional, por ejemplo, en los países nórdicos, Francia, España. Son deportes principales y no todo es el fútbol, ya que mueven mucho dinero y publicidad. Acá en Italia al ser semi profesional, ningún jugador tiene que pagar una cuota social para poder entrenar y jugar, y al comienzo de cada temporada te dan un bolso de ropa y pelota. Hay médicos, agua, y vestuarios limpios y ordenados.

Imagen del plantel completo del ASD Camerano

¿Es algo estructural de todo el país ese tipo de organización?

Exactamente, es algo que desde el club más chico al más grande es todo lo mismo en cuanto a infraestructura, ya que baja línea la Federación Nacional. Si no cumplís los requisitos, no estás habilitado para tener el deporte. Siempre vas a tener tu pasaje de tren o de avión si te toca jugar en otra región, y es todo pago por el club. En Argentina hay años luz de distancia entre las provincias y las federaciones, y no hay mucha inversión ni infraestructura. Acá el jugador tiene que pagar para jugar, comprarse la indumentaria, la comida, etc. En el caso de Escobar, si bien hoy hay varios sponsors, debería haber mucha más atención de parte del municipio, ya sea desde organización de horarios, de lugar, baños, vestuarios. Ahí está la diferencia entre el amateurismo y el profesionalismo.

¿Te fuiste mal de Escobar?

Yo creo que no, siempre fui directo a hablar con las personas que tenía que hacerlo. Si bien hubo problemas en el medio, pude hacer las paces ya que no era un problema personal, sino más bien un temor por la falta de jugadores, ya que se te vayan los integrantes de un plantel y no tener recambio es algo complicado. Siempre que voy al club me reciben bien, pero lo único que siento es que con Escobar se terminó una etapa. Las ganas de volver y jugar o aportar proyectos con mis antiguos compañeros de cadetes siempre están, tal vez en algún futuro.

¿Pensas establecerte en Europa?

Deportivamente hablando ya cumplí mi sueño. Desde los 15 años esperé este momento, tardó diez años en llegar, pero se logró. Todo lo que venga ahora, es extra. Cuando me casé ya estaba un poco alejando del handball, pero Camerano en el contrato me ofreció que mi esposa pudiera venir conmigo. Por el momento tengo un contrato de dos años, lo que pase después se verá.

Producción especial desde Europa para RDE: Sebastián Bustos Gómez

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.