22 May
8:30

Marcato: “Terminamos el torneo siendo cada uno mejor de lo que era al inicio”

El martes 9 de mayo, en Plottier, Sportivo Escobar concluyó su gran participación en el Torneo Federal, llegando a instancias de Playoffs impensadas antes del comienzo de temporada. Pasados más de diez días de aquella noche de eliminación, sin tanto gusto a derrota debido a la satisfacción de haber llegado tan lejos, es tiempo de reflexiones y balances.

Para Gabriel Marcato, entrenador acostumbrado a disputar torneos de alta competitividad, no fue un campeonato más. Las razones para argumentarlo son varias, y van deslizándose en cada respuesta del extenso mano a mano que Radiodeportes Escobar mantuvo con él, a través de sus periodistas Adrián Sampaulise y Ezequiel Calado, analistas de las transmisiones durante la campaña de Sportivo Escobar en el Torneo Federal.

A diferencia de cualquiera de las notas post-partido, en las cuales el tiempo para hacer preguntas es más acotado, ésta vez el entrenador albiceleste tocó varios temas. Más de veinticinco años ligado a Sportivo Escobar lo avalan como palabra autorizada para hablar no sólo de básquet, sino también de cómo ve la actualidad del club, y qué debería suceder para dar un salto exponencial. A continuación, un Gabi Marcato reflexivo, agudo, y también muy agradecido.

Gabriel, éste es el momento ideal para reflexionar acerca del gran año que vivió Sportivo en el Federal. ¿Qué balance hacés de la participación en el torneo?

Fue más que positivo, creo que hemos hecho un buen torneo. No hay que olvidarse que empezábamos con mucha incertidumbre, volvíamos a una competición importante después de mucho tiempo, y se había hecho muy dificultoso armar el equipo y el presupuesto por parte de los dirigentes. De todas maneras decidimos entrar y ponernos a prueba, y cuando nos sentamos por primera vez, el objetivo que nos propusimos fue que cuando terminara el torneo todos deberíamos ser mejor que cuando lo arrancamos. Creo que eso está más que cumplido, cada jugador es mejor que cuando arrancó el torneo, el cuerpo técnico también y la dirigencia lo mismo.

Paralelamente, sabíamos que íbamos a jugar nuestro propio torneo, teníamos la ilusión, como siempre, de estar lo más arriba posible, pero nosotros sabíamos que no íbamos a ser campeones. Entonces nuestra idea fue tratar de ser el mejor equipo posible, dando todo del lado que le tocaba a cada uno, y eso lo hemos cumplido por encima de las expectativas. Después del último partido en Plottier muchos estaban llorando, demostrando que tenían ganas de seguir un poco más adelante, y yo les dije que el sentimiento que nos quedaba era similar a cuando nos tocó ganar algún torneo, porque perdimos dando todo, llegando al quinto punto con todo el cansancio y con todo lo que implicaba el trajín de los viajes y las lesiones. Por eso agradezco la predisposición de los jugadores, acá no hubo magia, fue todo producto del esfuerzo de ellos y el equipo fue tal: cero egoísmo, mucho compañerismo y sacrificio, mucha humildad, siendo conscientes de nuestras limitaciones. Fue a partir de ahí que nos pudimos fortalecer y explotar nuestras virtudes.

¿Notaste mucha diferencia entre aquellos torneos de Liga B que jugaron años atrás y éste Torneo Federal?

Hemos tenido la suerte de jugar Ligas B muy fuertes, ante jugadores de mucha trayectoria y otros que terminaron siendo consagrados en la Liga Nacional. Y en este torneo también había jugadores importantes, indudablemente de diez años a esta parte hay mucha más intensidad, se juega a un ritmo superlativo.

¿Cuándo te diste cuenta que este equipo podía dar un plus?

Nosotros tuvimos un par de cuestiones internas que a veces quedan en la intimidad del plantel. En lo particular tuve un momento difícil con Facundo Madoz, a quien adoro y estoy agradecido por todo lo que le dio a los equipos que nos tocó compartir, y desde esa discusión que tuvimos, dando nuestros puntos de vista y diciéndonos lo que pensábamos uno de otro, creo que hubo un cambio. Facu empezó a liderar el equipo, y el equipo fue atrás de él, y también de Runke, que siempre está orientando a los chicos. Pero puntualmente necesitábamos que Madoz estuviera más involucrado y a partir de ahí lo hizo, como yo también tomé consejos de él.

También hubo un clic cuando fuimos mal pisados a Junín, empezamos perdiendo en la entrada en calor y Sarmiento nos ganó contundentemente. A los pocos días jugábamos de local contra Belgrano, uno de los mejores equipos del Federal, y nuestro equipo, que venía de ser goleado, tuvo mucha entereza mental, mucha actitud, y jugando le ganamos en uno de nuestros mejores partidos en el torneo. Allí los jugadores, más allá de las limitaciones, se dieron cuenta que eran buenos y ganadores, chicos que no se daban por vencido y siempre iban por más, en los partidos y en los entrenamientos. Tuvieron mucho coraje para jugar ante grandes rivales, pero también entendieron el juego, que es lo fundamental. Eso se contagió, se armó una química y el equipo fue creyendo en sí mismo.

Nombraste el rol que han tenido en el plantel tanto Runke como Madoz. ¿Qué otros jugadores te sorprendieron teniendo en cuenta que jugaban su primer Federal?

No sé si sorpresa, porque ya lo había tenido en el Provincial, pero Francisco Ruiz, aparte de ser un jugador bárbaro, es un gran pibe, es ganador. El Mono Gallardo, con una entrega terrible, siempre sumando y siendo positivo. Había arrancado muy bien Cristian Devoto, era nuestro goleador en las primeras fechas, promediando 19 puntos y estando entre los diez mejores del torneo, y después una sucesión de lesiones hicieron que bajara su rendimiento; pero Cristian estando bien es un jugador de la categoría. Luego tuvimos las idas y vueltas de Victorio Dente, que si fuera un jugador mentalmente más fuerte, sería mucho más completo, siempre lo hablamos con él; pero ha tenido partidos fantásticos, con una gran defensa.

Por otro lado teníamos miedo con lo que iba a pasar en el juego interior, donde terminamos perdiendo, pero después lo pudimos equiparar y pudimos dañar, sin tantos goles de poste pero sí con tiros abiertos. Peralta, con 20 años, jugó su primer Federal, Nahuel Ledesma fue de menor a mayor, fue importante en momentos con sus tiros de tres y terminó involucrándose en defensa. El Toro lo mismo, cuando llegan los momentos claves cumple su rol defensivo, de líder, de ordenador del equipo, y sabés que no va a fallar.

Muchos se asombraron por cómo jugó el equipo, con pocos nombres y muchos debutantes. ¿Se ganaron un respeto en este primer año disputando el Federal?

Sí, me acuerdo de un representante de jugadores que, como nosotros no podíamos agarrar sus jugadores por nuestro presupuesto, nos decía “van derecho al papelón”…(risas) Intentamos no ir al papelón, y creo que una de las cosas gratas tiene que ver con el llamado de colegas para felicitarme por el torneo que hicimos con el material que contábamos.

Se vio reflejado también en las redes sociales, con muchos mensajes de agradecimiento al plantel.

Es mérito pura y exclusivamente de los jugadores. No hay magia, es por el trabajo del día a día y por la responsabilidad con que ellos se tomaron el torneo, no regalando nada, dando el máximo y sin esquivar nada.

Éste torneo Sportivo se hizo especialmente fuerte de local a través del público que acompañó: muchos espectadores en cada partido, ventas anticipadas…¿Hubo un clic en la gente? ¿Despertó algo distinto en el pueblo?

En buena hora que vuelva a suceder. No nos olvidemos que veníamos de años de desilusiones, de haber ganado dos Ligas B y no haber podido jugar el TNA. La gente nos preguntaba para qué seguíamos jugando si no íbamos a pasar de ahí, por qué esto, por qué aquello…Yo creo que lo bueno es venir a colaborar y a tirar ideas para poder estar más arriba. Entonces hubo un momento, reitero, de desilusión, la gente no venía. Hubo excepciones en los últimos Provinciales, cuando la gente vino a ver las finales, pero antes en la Liga B venía muchísima gente. Muchos de ellos volvieron, y lo bueno sería que perduren, porque es la manera para hacer un club unido y que vaya todo para un mismo lado. Eso es lo que está faltando hoy en el club: el equipo muestra un camino adentro de la cancha, que a veces no es acompañado afuera. Y de lo que se trata es de jugar en equipo, dando todo por el de al lado, resignando protagonismo, cosas que el equipo siempre tuvo y que el club necesitaría, no sólo por el crecimiento del básquet, sino de toda la institución.

Estás reflexivo: ¿es por la edad, por la cantidad de años dentro del club?

Por las dos cosas. A mí me gustaría, estando yo o no estando, que el club esté un escalón más arriba, porque tiene el potencial para hacerlo. Pero a veces pareciera que estamos a años luz por nuestras rispideces o egoísmos, que quiero pero no quiero, que sí pero no, miles de cosas que entorpecen y atrasan el camino. De todos modos hay gente que sigue batallando, que no baja los brazos, que en las buenas y en las malas sigue para adelante.

Vos sos uno de ellos, porque todos los años te toca armar un equipo nuevo.

Lo ideal es que quede una base, para ir agregando y mejorándola, pero en los últimos tiempos no se pudo lograr porque el presupuesto va cambiando y no podés elegir los jugadores a tiempo. Es una gran desventaja.

Y en ese sentido Sportivo tendrá ahora más competencia, porque serán cuatro equipos de la zona jugando el Federal.

Ojalá, porque esa competencia hará que cada uno tenga que ser mejor, es un desafío para armar los equipos. Esto era impensado unos años atrás, cuando los torneos locales no eran buenos, pero la Asociación se lo merece, porque es fuerte, grande, de muchos equipos, con muchas ciudades.

¿A quién ves de candidato en el Federal? ¿Llegaron a la definición los que tenían que estar?

Creo que sí; y como candidatos… a todos les cuesta. Racing y Belgrano tienen mucho potencial, Ramos Mejía lo mismo. Vi jugar a Ameghino de Villa María y lo hace muy bien, es un equipo intenso, con buena defensa. Y ahora en los Playoffs es un torneo aparte, hay que ver quién está mentalmente más preparado.

La última imagen que queda de Sportivo en el Federal es la serie con Centro Español. Se le ganó bien los dos partidos en Escobar, pero sufrieron muchísimo al jugar en Plottier. ¿Por qué les costó tanto hacer pie en los tres partidos como visitante?

Sí es cierto. En el quinto juego estábamos realmente con lo último, y por detrás en cuestiones como la agresividad y el anticipo. Quien estuviera un segundo antes en cada acción tendría más chances, y la verdad que no lo pudimos hacer. El primer partido lo tuvimos ahí hasta el tercer cuarto, pero en un mal momento nuestro nos sacaron la diferencia y en el segundo la verdad que no tuvimos chances nunca. Igualmente, terminamos dando todo, los dos partidos acá, no se si jugando bien, los ganamos con mucho corazón. En la serie, ellos tuvieron muchas virtudes y son los justos ganadores, pero creo que no se encontraron con nuestra mejor versión, ya que llegamos un poco cansados.

Además de aquel gran partido contra Belgrano, ¿qué otra fotografía de su participación en el Federal elegirías?

Creo que un momento clave, y que nos potenció en los Playoffs fueron aquellos 40 segundos en Mar del Plata contra Unión, cuando estábamos siete puntos abajo, que veíamos festejar al equipo contrario, a la banca, a la gente, y no nos dimos por vencidos: fuimos, fuimos, nos extendimos en la defensa, y sin darnos cuenta llegamos al suplementario. Y a la definición llegamos de una manera impensada, fue un momento muy lindo para el equipo. De estar afuera del torneo, pasamos a tener chances nuevamente. Siempre hay que seguir luchándola, porque el partido no está ganado ni perdido hasta que suena la chicharra, y eso es algo que este equipo entendió.

¿Fue uno de los mejores equipos a nivel humano que tuviste?

Tuve muchos muy buenos en ese sentido. Este en particular me enseñó cosas, me dio ganas, me renovó energías, porque contagiaban dentro y fuera de la cancha. Les estaré agradecido siempre, me gustó compartir todos los momentos con ellos y con el resto del cuerpo técnico.

¿Qué vas a hacer ahora? ¿El equipo quedará formado?

Es un momento en el que yo estoy en stand by y no quiero apresurarme en responder. Lo que debería suceder es un crecimiento en relación a años anteriores: arrancar mejor preparado, antes de tiempo. Después ver qué chicos tienen chances de seguir o no, hoy por hoy se hablan de muchas cosas. No es fácil, capaz traemos jugadores de más nombres y eso no garantiza nada. Los grupos siempre son distintos. Pero esto debería ser un punto de partido que el club tiene que capitalizar. Hoy por hoy es prematuro.

No ves al club muy fuerte.

El club necesita ser más pujante, más unido, desde el Mini Basquet a la Primera División. Yo soy de Sportivo, no me resulta indiferente. Tal vez al estar el club partido en tres hace que eso se dificulte, porque tenés por un lado la sede, en otro lado la pileta y en otro lado el campo deportivo. Yo creo que tiene potencial para estar más arriba. No hay real dimensión, por ejemplo, dónde está nuestro básquet. Nuestro club se valoriza más afuera que lo que se valora acá en Escobar. Vos ves otros equipos que hacen un esfuerzo para llegar al Federal, con gran presupuesto y armando grandes planteles, y no lo logran, porque no se trata de juntar jugadores y listo. Acá tuvimos la suerte de ser competitivos donde nos tocó jugar, el básquet se ganó un respeto que acá no se dimensiona. Tal vez el tiempo ponga las cosas en su lugar. Ojalá el proyecto del gimnasio nuevo haga que nos unifiquemos más. Pero para eso se necesita un equipo de trabajo más grande. Hay que valorar y agradecer a quiénes hoy están al frente, porque dejan sus cosas de lado por amor al club, pero ellos necesitan ayuda para que el club pueda crecer.

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *