28 Nov
11:49

Atlético San Andrés, gritó campeón y logró un merecido ascenso

Llegó el día tan esperado, se venía palpitando tras la semifinal el sábado decisivo para la institución de Maschwitz, habían trabajado duro durante este año para poder estar en el último partido del año, el rival a vencer en la final era Berisso y el público del marrón sabía que debía estar ahí para alentar y darles energía. Tras dos tiempos muy duros, los detalles y la férrea defensa fueron la clave de la victoria por 23 – 17. Delirio, júbilo y abrazos fueron las postales siguientes, tras el pitido final. El ascenso era un hecho y la misión estaba cumplida. ASARC es de tercera.

El marco de público era acorde a lo esperado, tanto locales como visitantes colmaron las instalaciones del marrón, le dieron un marco impresionante, entre las banderas, los cánticos, los aplausos, el reconocimiento y el respeto mutuo, lo que dio un color espectacular a un día que se prestó para ver una final. Los dos equipos entraron concentrados y determinados, si bien los nervios se palpaban en algunas decisiones, los dos conjuntos sabían lo que tenían que hacer.

Atlético San Andrés tenía el peso de la localía y de haber quedado segundo; mientras que Berisso, que había quedado cuarto, venía jugando sin presión y por eso bajó al puntero en las semis y buscó hacer lo mismo en la final. Pero allí el marrón sabía lo que tenía que hacer y a pura defensa fue cortando los circuitos del visitante. El primero en golpear fue el local con una espectacular patada a los palos del apertura, que demostró estar en una estupenda forma. Tras esto, una excelente jugada tras una patada de Buffa al aire que le permitió a Molina atrapar la ovalada y cual pantera persiguiendo a su presa, se lanzó hacia el ingoal e hizo delirar a todo el público de Maschwitz.

Berisso seguía con problemas para ir metiendose en el encuentro, estaba para el cachetazo y más cuando nuevamente Molina tomó la ovalada, se disponía a marcar un nuevo try y un tackle alto del rival, le dio el try penal a los locales que se siguieron alejando (17-0). En este momento, llega la reacción de la visita. Con dicha diferencia, se sacaron la presión y comenzaron a jugar con naturalidad y allí los delanteros fueron plasmando su juego y con las formaciones móviles ganaron metros y consiguieron anotar dos try en menos de cinco minutos, lo que puso las cosas 20 – 14. Con dicha emoción y manteniendo a todo el público expectante finalizó la primera mitad, estaba para cualquiera de los dos.

Tras la charla técnica, los dos conjuntos buscaron mentalizarse que eran los últimos 40 minutos del año, que había que dejar todo en la cancha y por eso, en esta etapa se vio un duelo más friccionado entre dos planteles que defendieron a capa y espada cada metro de la cancha, no se pudo ver un rugby vistoso en este tiempo, pero si se podía ver el alma, la garra y la pasión por ir delante de los dos conjuntos. Berisso fue el primero en golpear, tras un penal cerca de las haches, patearon a los palos y con la conversión se pusieron 20 – 17. Allí creció el nerviosismo en el local que veía como se le estaban viniendo.

Cuando las pulsaciones, la incertidumbre y el temor crecía, apareció Buffa con un drop (patada en movimiento) a los palos impresionante desde casi mitad de cancha, lo que le permitió a Atlético San Andrés respirar al ponerse 23 – 17. Los minutos finales no eran aptos para cardíacos, Berisso iba e iba, estuvo en más de una oportunidad a pocos metros del ingoal marrón que era defendido por los 15 leones que estaban en la cancha más todo el público que alentaba y motivaba a que sigan tackleando y cerrando los espacios. El tiempo estaba cumplido, Berisso seguía yendo como una tromba y chocaba una y otra vez contra la muralla marrón que resistía y no se agrietaba. Hasta que en un momento, un tackle permitió sacar al rival de la cancha y dar por finalizado el partido y desatar el delirio en los jugadores y el público, ya que eso significó la cristalización del ascenso: objetivo cumplido y una meta que tras la pandemia merecía el conjunto de Maschwitz que viene haciendo las cosas más que bien desde hace un tiempo y esto es producto de esas decisiones.

El campeón en nombre propio

1- Oscar Moyano, 2-Maximiliano Briglia y 3-Mauro Rodera; 4- Juan Sandoval y 5- Rubén Vera; 6- , 7-Fernando Clemente y 8- Hugo Rodríguez; 9-Juan Di Pascuale y 10-Lucas Buffa Gelves; 11-Dario Olivieri, 12-Jorge Vallejos, 13-Santiago Campos, 14- Franco Pallotta y 15-Rodrigo Molina.

Suplentes: Ricardo Martínez, Lucas Digon, Daniel Hidalgo, Cristian Rius, Nicolás Fernández, Gastón Mazzarol, Laureano Oyarzu, Bruno Leguizamón y Tomas Fink. Además estuvo a lo largo del certamen, Nicolás Fink (no pudo estar en la final por una expulsión).

Entrenadores: Claudio Acosta, Carlos Caterbetti, Matías Brown y Pablo Díaz.

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.