08 Mar
11:45

Oscar Galarza: “La idea es desarrollar el tenis argentino”

El reconocido profesor escobarense formó parte de un curso dictado por la Federación Internacional y cuenta sus experiencias en una charla con Radiodeportes Escobar. Además, opina sobre el presente de la escuela de CITES que él dirige: “Estamos fascinados con lo que vamos logrando”, reconoce.

-El año pasado estuviste haciendo un curso de la ITF (Federación Internacional de Tenis), ¿qué podés comentar al respecto?

-Fue un curso que se dictó en el CeNARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), se hizo una convocatoria de alrededor de 120 profesores y entrenadores, de la cual quedamos solo 30 seleccionados. La idea de la Asociación Argentina de Tenis junto a la ITF y Solidaridad Olímpica era formar tutores en distintas áreas. En mi caso, yo me presento para todo lo que es Play and Stay (NdR: proyecto que busca mantener a los más chicos en el deporte) y el nivel 1. Yo estoy en lo que es la base de la pirámide, en la formación.

-¿Cómo fueron las actividades desarrolladas?

-Era de doble jornada. Arrancábamos a las 8 de la mañana hasta el mediodía, descansábamos una hora y media, y volvíamos hasta las 6 o 7 de la tarde durante cuatro días seguidos. Yo me alojé ahí y lo que estaba bueno era que después de terminar uno podía quedarse charlando con otros entrenadores, que siempre es algo interesante. Había actividad en cancha y también cosas teóricas sobre preparación física, difusión, captación y el análisis profundo del tenis en lo físico, mental, la parte técnica y táctico-estratégica. No había desperdicio, no solo por el tutor que mandó la ITF, que fue el uruguayo Richard González, sino que los que estábamos ahí también teníamos algunas millas encima.

-¿Cuál fue la idea principal del curso?

-Creo que la AAT mostró una gran apertura, porque vino Daniel Fidalgo (NdR: formador de Gabriela Sabatini), también estuvo Armando Cervone (NdR: vicepresidente segundo de la Asociación). Gente que está en la parte dirigencial participó y el nexo entre todos fue Daniel García, que está en la parte de desarrollo. Por lo tanto, se formó un grupo muy interesante para sacar conclusiones importantes. De aquí en más, la idea es volcar todo lo visto en esta tutoría para desarrollar el tenis argentino a futuro. Se han logrado muchas cosas, pero por momentos no se sabe de dónde vienen, porque son esfuerzos aislados. Esto fue establecer una línea de trabajo, empezando por el profesorado de tenis. La idea es que haya una escuela, regida por la AAT y seguramente avalada por el Ministerio de Educación, para jerarquizar el título de profesor.

-¿Estos cursos ya tuvieron lugar en otro lado del mundo?

-Me imagino que sí, pero no es lo mismo un curso acá que en Brasil, Bolivia o África. Lo que yo vi acá fue que nos juntaron gracias al gran trabajo de la AAT, la ITF y Solidaridad Olímpica, nos dieron alojamiento, comida, material, etc. Se ha hecho una movida importante y estoy sorprendido, porque en los años que tengo nunca había visto una cosa así. Todos los que estábamos ahí nos fuimos sintiendo comprometidos a poder contribuir en una línea y una escuela argentina de tenis.

-¿Entonces se busca modificar algunas bases para abrir la formación?

-La idea es que todos aquellos de cualquier lugar de la república puedan contar con el apoyo, de acuerdo a lo que pueda la Asociación, y que haya una entidad que los escuche y que uno pueda transmitir sus experiencias y consultar sus dudas. Es decir, establecer un diálogo que muchas veces no es sencillo y cada uno lo hace por su lado. Si la entidad madre fomenta el escuchar y ser escuchado, yo creo que las cosas pueden llevarnos a buenos puertos a futuro.

-¿CóIMG-20150926-WA0003mo fue el cierre del 2015 para la escuela de tenis del Club Italiano y como se prevé este 2016?

-Seguimos creciendo, estamos fascinados con lo que vamos logrando gracias a que los chicos responden fantásticamente no solo en lo deportivo, sino que también en su formación intelectual y que están muy integradas sus familias. Por eso están los grupos de mamis y papis que entrenan. Por eso me siento muy gratificado al igual que los demás profesores del grupo, que son Alberto Ochotta, Emmanuel Feliú y un gran colaborador como Julio Maro. Son puras satisfacciones y, de hecho, este 2015 se armó un equipo de interclubes que ascendió de Quinta a Cuarta. Realmente, fue un año sin desperdicio. A comienzo de este año yo me fui a acompañar a un tenista a una gira y cuando volví me encontré con más alumnos y lo interesante es que son nenes muy chicos, de 4 o 5 años, y eso nos entusiasma muchísimo.

-Últimamente hay muchos más chicos chiquitos que se suman a la escuela, ¿es algo nuevo?

-A mí no me gusta decir “escuelita” porque me parece peyorativo y me acuerdo las épocas en que se la despreciaba. Este nivel de enseñanza debe tener los mejores profesionales, los más calificados, porque ahí empieza a formarse el ADN no solo en la faceta tenística. Esa parte comienza a complementar a la persona y nosotros somos profesionales que queremos utilizar al tenis como algo que va a contribuir a la formación de esos chicos. El tenis es un medio, el tiempo dirá si es un fin.

-¿Cuáles son los proyectos de la escuela para 2016?

-El año pasado competimos en los Juegos Bonaerenses de la mano de Martina Avendaño y Guillermina Perducca, que nos dieron una gran satisfacción ganando la medalla de bronce en Mar del Plata. Ahora una cambia de categoría y estamos viendo si podemos conseguirle una compañera para prepararnos y volver a competir. El otro objetivo es mantener involucrados a los chicos en el tenis: hay algunos colegas que comentaban que les costaba mantenerlos y eso a nosotros no nos pasa, pero para evitarlo haremos torneos y diferentes eventos durante el año.

“Si este año hace las cosas bien, tendrá recompensa”

10376905_10203330705364839_3941998587779194365_n-890x550_c

El 2015 fue un gran año para el escobarense Juan Ignacio Galarza. Los dos títulos de Futures y la regularidad exhibida durante toda la temporada le permitieron cerrar el año dentro de los mejores 400 tenistas del mundo. Oscar, su padre y palabra autorizada sobre este deporte, es optimista respecto a su futuro.

“A mí no me sorprenden los grandes saltos, sino que prefiero un avance por escalones más bajos y en un constante ascender. Juani es la prueba de ello”, sostiene quien fuera su entrenador durante la etapa de juvenil.

Además, elogió el rendimiento del año pasado de su hijo y auguró el mismo camino para este 2016: “Ha tenido buenos triunfos ante rivales complicados y en otros partidos ha estado cerca, pero creo que ya tomó conciencia de donde está parado. Si en este año hace las cosas bien, seguramente haya una buena recompensa”, concluyó.

 

 

Compartí la emoción

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *