ÚLTIMO MOMENTO

Los Murciélagos, con buen presente y un futuro prometedor

0    futbol  Equipo RDE

Luego del importante subcampeonato conseguido por la Selección Argentina de Fútbol para Ciegos en el Mundial de Japón, el arquero de los Murciélagos, el escobarense Darío Lencina, visitó los estudios de FM Líder para dialogar con Radio Deportes Escobar sobre la experiencia vivida en dicho torneo. Simultáneamente, el entrenador Martín Demonte también fue contactado vía telefónica, por lo que se generó un interesante ida y vuelta con estos grandes protagonistas de esta disciplina. A continuación, la nota completa.

Darío Lencina junto a RDE

Darío Lencina junto a RDE

Martín, ¿qué balance hacés de lo que fue la participación en Japón, perdiendo la final con Brasil?

Por supuesto que perder la final ante Brasil y de la manera en que se dio, faltando tan poquito para el final, no es lindo. Queda la espina clavada por eso, porque es el rival siempre a vencer. Pero por otro lado, el balance es muy positivo, porque en el Mundial anterior este equipo había quedado séptimo, y hoy con un equipo renovado y reciclado logramos estar nuevamente en la final, con la performance de haber jugado todos los partidos muy bien. Hicimos goles de penales, que era una deuda pendiente. También creo que es muy importante ya haber clasificado a los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, que era un objetivo importante y yo personalmente le doy mucho valor. Allí apuntaremos a lograr llegar otra vez a la final, ya que tenemos un equipo bien armado de acá a seis u ocho años con la renovación que se viene dando.

Darío, ¿coincidís con la mirada de Martín con respecto a la importancia de haber clasificado a los Juegos de Río y de haber logrado generar este recambio que parece prometedor?

Sí, lógico, coincido cien por ciento con él, siempre hablamos de la etapa de los recambios. En el 2008 había una gran problemática, porque mirábamos para atrás y había poco pensando en un recambio. Y la realidad es que en Japón debutaron seis jugadores en un Mundial, de los cuales tres son menores de 23 años, y eso habla a las claras del trabajo que se está desarrollando que hoy dio sus frutos. Tener jugadores que te definen un partido, o una definición por penales, habla de que hay un crecimiento dentro del deporte, dentro del desarrollo del equipo. Conseguimos un segundo lugar y dejamos atrás ese catastrófico séptimo puesto, haciendo un buen papel, yo creo que más allá del resultado de la final, si ponemos en la canasta, fue mucho más lo positivo que lo negativo.

Martín, ¿cuál es la importancia de tener dentro del plantel jugadores de la experiencia de Darío, de Silvio Velo para acompañar en este proceso de recambio a los más jóvenes?

Sin dudas que muchísimo, es la clave porque aportan mucho con su experiencia. Tanto Darío y Silvio como Lucas (Rodríguez) son necesarios para que se den estos resultados. En el caso de Darío es su cuarto Mundial, y es un técnico más dentro de la cancha, la confianza que me transmite a mí y al resto del equipo se valora muchísimo. Es el último gran arquero de fútbol para ciegos porque el resto se fue retirando, y ojalá que Darío siga por mucho más tiempo. Ha estado en un nivel excepcional, y arrancar bien de atrás para adelante en un equipo es fundamental. Tener un arquero con su presencia y personalidad, más su conocimiento, es esencial. Lo mismo que Silvio para patear un penal o Lucas para hacer un gol en un momento clave.

Darío, ¿cuál es la importancia de Martín en todo este proyecto?

El hace quince años que está con esta selección, primero como preparador físico, después como llamador, después como coordinador de Fadec, y ahora como técnico en su segundo ciclo. Martín tiene mucho que ver con el recambio, porque el fútbol cambió demasiado, y creo que él tuvo la capacidad y la entereza de agarrar el pan caliente y decir “yo sí puedo con estos jugadores”, y crear el nuevo fútbol para ciegos. Y hubo tiempo para sembrar, y ahora está cosechando, lógicamente que no se le pudo devolver lo que él brindó, porque uno siempre piensa como jugador. Pero dentro de lo profesional que es Martín, llevó a que el fútbol para ciegos también lo sea. Hoy en día ya no hablamos de amateurismo, sólo cuando vemos el bolsillo pero eso no es lo que nos importa, sino lo que él nos brinda. Tenemos Martín Demonte para mucho tiempo más así que ojalá se nos de la medalla dorada en Río, y también en Toronto, porque a partir de ahora tenemos que empezar a cosechar.

Martín, ¿cómo será el 2015 para Los Murciélagos?

Recién hace una semana volvimos de Japón, así que fue una semana para reconectarse con la familia, con el sueño. Y este fin de semana estaremos en San Juan ya que jugaremos las finales de la Liga Nacional, y casualmente con Darío seremos rivales en el primer partido del día sábado. Y ya la semana siguiente será tiempo de sentarnos, de analizar nuevamente todos los partidos detalle por detalle, y planificar todo lo que venga para el 2015. En agosto sabemos que están los Juegos Parapanamericanos de Toronto, y luego deberemos planificar todas las otras competencias y las concentraciones. También los alineamientos, porque el fútbol va cambiando y nosotros tenemos eso de que siempre nos animamos a más. Estamos contentos con lo que pasó pero sabemos que esto recién es el piso, falta mucho para alcanzar el techo de rendimiento de este equipo.

A partir de ahora, las preguntas fueron todas dirigidas a Darío Lencina.

¿Cómo fue la experiencia de estar en Japón, pudieron adaptarse bien?

Fue una experiencia nueva, linda, parecida a la de Beijing. Estuvimos en un hotel cinco estrellas, con un gran servicio. Nosotros teníamos una dieta equilibrada, así que sólo el último día probamos algunas comidas típicas de Japón. Con respecto a los días, al principio nos llamábamos por teléfono para no dormirnos, nos costó el cambio de horario y encima llegamos tres días antes de jugar. Después con los entrenamientos, el primer día tuvimos que ir a una plaza porque aún no estaba lista la cancha. Hubo que adaptarse justamente, a la cancha porque la pelota no se escuchaba muy bien, y había dos tipos distintos de alfombra en el mismo campo de juego. Eso nos costó para adaptarnos, porque además el pasto era más alto. Fueron cositas que tuvimos que ir solucionando con el correr de los partidos, por eso muchos resultados fueron cerrados.

¿Los partidos cerrados se dieron justamente por esto que contás?

Sí, pero también por el cambio de juego que hubo, porque cada vez los equipos se cierran más. Es el ancho de espadas que tienen los equipos que no tienen tanto potencial adelante, por eso hoy cualquiera te puede sacar un empate.

Ustedes buscaron siempre ser más ofensivos. ¿Cómo se sintieron siendo dominadores durante casi todos los partidos?

Es una propuesta que Argentina sacó adelante, que es atacar. Somos pocos los que lo hacemos, Brasil porque ya lo tiene incorporado. Nosotros con un sistema triangular buscábamos trasladar la pelota de lado a lado para ver si las defensas cerradas se abrían, en algunos partidos salió y en otros no tanto, pero lo intentamos.

¿Llegás a Río 2016?

El objetivo es llegar, siempre quiero estar. Después Dios dirá, pero me encantaría formar parte y ganar la medalla dorada de un Paralímpico que es la que me falta. Sería la frutilla del postre para mi carrera.

Compartí la emoción

Notas relacionadas

« »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *